Mi experiencia al operarme los senos

Hacerse una cirugía de aumento de pechos genera en casi todas las pacientes mucha emoción, pero al mismo tiempo mucha expectativa. Son miles las preguntas que os pasan por la cabeza al momento de decidir cuándo, con quién y qué implantes usar al hacerse una mamoplastia. Para ayudarte a navegar por ese carrusel de sensaciones, os relataremos el testimonio de una paciente del Dr. César Padilla, quien os contará su experiencia al operarse los senos.

Con su testimonio, podrás conocer paso a paso, cómo fue el proceso diagnóstico, la fase pre-operatoria, la selección del implante, la cirugía, el post-operatorio y la recuperación. Conocerás, en primera persona, cada etapa de la experiencia del aumento de pecho.

Te contaremos todo lo que debéis saber sobre el proceso de aumento de mamas.  No obstante, si al leer este artículo piensas que puedes tener problemas con implantes mamarios, puedes dar un vistazo a las qué es la cirugía mamaria secundaria y el cambio de implantes realizadas por el equipo de Dr. Cesar Padilla. 

Mamoplastia paso a paso

Paso 1: Durante la consulta de aumento de pecho

Sinceramente, estaba un poco nerviosa durante la consulta de aumento de senos con el Dr. Cesar.  Nunca estuve contenta en cómo lucían mis senos, me sentía incómoda y adoptaba posturas no adecuadas para hacer que mi busto destacara, pero al ser muy delgada, no había modo de aparentar lo que no se tiene. Así que acudí con el Dr. Padilla, quien me explicó todo el procedimiento y me sentí más cómoda. Sabía qué esperar y lo que quería lograr.  Lo principal fue responder todas mis interrogantes y probar los calibradores de implantes. No sólo investigué los diferentes tamaños y vi imágenes, sino que el médico me ayudó a concordar entre lo que quería y lo adecuado para mi tipo de cuerpo, explicándome en detalle los pros y contras de cada tipo de implante.

Por otro lado, debo decir que, en principio, me incliné por los implantes mamarios de 350cc; pero luego los reduje a 300cc. Aunque me gusta la apariencia del tamaño grande, me preocupó que se notara que eran falsas. Desde el inicio, indiqué que no quería parecer dramática o antinatural. Por ello, probé bien cada implante con los calibradores, hasta que ubicamos la medida con la lucía normal y mis senos eran proporcionales a mi cuerpo. Justo allí, decidí que quería operarme con el Dr. Padilla, dada su experiencia en las cirugías de aumento de senos. Luego, me tocó el reto de definir la fecha de operación, así que opté por hacerlo en diciembre, a fin de que pudieran estar completamente curadas para el verano siguiente.

 

Paso 2: Cita Preoperatoria

Como resulta obvio y hasta previsible, antes de la cita preoperatoria tuve muchas dudas sobre las decisiones que ya había tomado y las preguntas volvieron a mi mente, entre ellas: ¿Por qué someterme a una operación electiva? ¿Por qué estoy estresada por algo que no es vital para mi salud? ¿Y si algo sale mal? ¿Y si mis análisis de laboratorio no salen bien? ¿Qué ocurre si el implante elegido es demasiado pequeño o demasiado grande? ¿Qué van a pensar mis parientes y amigos? ¿La gente se va a dar cuenta? ¿A quién le voy a pedir que me cuide después de la cirugía? ¿Y si mi cuerpo rechaza el implante?

Lo confieso, fueron muchas las dudas que resurgieron sobre el aumento de pechos. Revisé cada foro de aumento de mamas, antes de acudir a la cita. No obstante, el Dr. Padilla repasó todo el protocolo conmigo durante la visita preoperatoria, y nuevamente respondió todas las preguntas que tenía. Sentí tranquilidad y confianza, de que me encontraba en buenas manos y me sentí mejor al seguir con el procedimiento. Un punto importante durante esta consulta, fue repasar el tema del tamaño de mi implante. Directamente, le pregunté al médico si pensaba que 300cc sería una buena opción, debido a mi contextura. Respondió sí con firmeza y confié en su criterio.

Para estar segura, inspeccioné todos los tamaños de nuevo, usando diversas camisetas sin mangas y camisetas diferentes. Decidí seguir con mi instinto e ir con el implante más pequeño, porque sabía que no me sentiría a gusto, si conseguí una apariencia poco natural con un tamaño mayor.

 

Paso 3: Día antes de la cirugía

Un momento crucial lo viví el día previo a la cirugía de aumento de senos, cuando me llamaron del centro médico y me hicieron muchas de preguntas sobre mi historial médico. Tenía emociones encontradas, pero pude responder a todo lo que me solicitaban desde la clínica para operarse el pecho. Además, me recordaron las indicaciones sobre cómo prepararme para la cirugía.

Sin duda, estaba muy nerviosa de que pudiera hacer algo mal u olvidarme de hacer algo. Por otro lado, me emocionaba mucho saber que pronto podría usar todas las ponerme blusas y ropa femenina para adultos, en lugar de adolescentes que solía usar. Sobretodo, el pensar poder usar un traje de baño sin relleno, me hacía mucha ilusión pensar en mi mamoplastia de aumento. Honestamente, llegado este punto traté de no pensar en complicaciones o resultados poco favorables, porque el nerviosismo ya era bastante, como para lanzarle más.

 

Paso 4: Día de la cirugía de aumento de senos

Como era de esperarse, mis emociones estaban a flor de piel el día de mi cirugía. Estaba extremadamente nerviosa y preocupada por todo lo que podría salir mal. No obstante, tan pronto como llegué a la clínica, me recibió el equipo del Dr. Cesar Padilla, y desde allí, todo se movió muy rápido:

  • Ingresé de nuevo a la sala del preoperatorio y las enfermeras me prepararon para la cirugía.
  • Me reuní con el anestesiólogo, quien me algunas preguntas y confirmaciones de mi historial médico. Allí supe que no había marcha atrás.
  • El Dr. Cesar ingresó a la sala y me preguntó si tenía más preguntas o dudas. Luego, dibujó marcas en mi cuerpo para la cirugía.
  • Luego de esto, retorné a la sala de operaciones. Tan pronto como llegué allí, me administraron una intravenosa. Me quedé dormida y no recuerdo nada sobre el procedimiento.
  • Al despertar, lo siguiente que supe fue que me estaba despertando en la sala de recuperación. Las enfermeras y el anestesiólogo estaban allí asegurándose de que me sintiera bien. En principio, me sentía muy cansada y era difícil mantener los ojos abiertos; pero en general, me sentía bastante bien.
  • Durante las horas siguientes, las enfermeras se aseguraron de que todo estuviera bien y luego pude ir a casa. No podía sentir casi nada, pero podía caminar bien. Obviamente sentía un poco de dolor, por lo que me administraban analgésicos.

Recuperación después del aumento de senos

El paso 5 en mi experiencia de aumento de senos corresponde a la fase de recuperación, y merece un capítulo aparte. De esta etapa, cada día resultó todo un verdadero desafío y aprendizaje que os quisiera contar sobre lo que es tener senos operados paso a paso.

 

Día 1: Después de la cirugía de aumento de senos

Si te has preguntado alguna vez si el ¿duele operarse el pecho?, la respuesta es sí. Desperté sintiéndome muy adolorida, el día después de mi cirugía de aumento de pechos, como si me hubieran jalado un músculo. Honestamente, era un poco difícil levantarse de la cama, sin embargo, el dolor era tolerable.

Decidí tomarme esta fase con calma y estuve gran parte del día en el sofá, apoyada entre almohadas. Me sentía mucho mejor al sentarme derecha, que acostarme completamente plano. Estaba muy hinchada y ansiosa por bañarme y ver cómo se veían mis senos operados.

 

Día 2: Después de la cirugía de aumento de senos

Han transcurrido 24 horas luego de la cirugía de aumento de mamas, y todavía estoy dolorida e hinchada. Deseaba poder sentirme mejor rápidamente, pero sé que tomará algún tiempo poder sanar. Al cabo de 48 horas, pude levantar mis brazos un poco más, en el día dos. Mis músculos parecían estar mejorando, pero mis puntos eran incómodos. Sentía un poco el peso del implante y cómo si la inflamación presionara mis puntos.

En este día, además, estuve feliz de poder ducharme y que pude quitarme por primera vez el sostén quirúrgico. ¡Pude ver bien mis senos y sentí que eran enormes! Estaban hinchados y los sentí muy extraños porque eran muy duros. Sentí un poco de miedo, pero intenté mantenerme positiva porque sabía la recuperación era progresiva. Ducharme, por otra parte, resultó ser un desafío. Fue muy difícil lavarme el cabello e incómodo lavarme el pecho y las axilas.

 

Día 3: Después de la cirugía de aumento de senos

Al tercer día, ya podía sentarme luego del aumento de senos. Transcurridas 72 horas, no estaba tan adolorida, pero los puntos todavía se sentían un poco sensibles. A decir verdad, la ducha me ayudó a relajar un poco los músculos. Ahora podía levantar mis brazos casi por completo sobre mi cabeza, y también podía caminar bien. No se necesitaban medicamentos para el dolor, solo Tylenol u otro analgésico parecido.  

Esta fase, a decir verdad, la dediqué a acostumbrarme a mi nuevo cuerpo, ya que me sentía incómoda con las nuevas dimensiones de mi busto. Me di cuenta de que iba a tomar tiempo adaptarme, mientras caminaba un poco por la casa, en lugar de estar sentada en el sofá. Fue un alivio poder abandonarlo, porque sentía que en el sofá mis músculos y las puntadas parecían doler un poco más.

 

Día 4: Después de la cirugía de aumento de senos

He ido mejorando y ya pude regresar al trabajo. Aunque con pasos cortos, me incorporé a mi trabajo de oficina, a la que acudí vistiendo una suéter extra-grande, ya que no deseaba que la gente notara que me había operado. Traté de esconder mi pecho porque todavía no me sentía cómoda. En esta etapa, todo lo que normalmente hago a diario me requirió un poco más de esfuerzo, como conducir, girar el volante porque tiraba de mi piel apretada y de mis puntadas.

Me preocupó un poco que algo saliera mal o perdiera algún punto en la sutura. La inflamación me hacía mucha presión sobre mi pecho, especialmente al final del día.  Tuve que relajarme y tomar las cosas con calma, darme tiempo para sanar sin presiones, ya normalmente llevo un estilo de vida muy ocupado.

 

Día 5: Después de la cirugía de aumento de senos

Como había dicho, llevo 5 días durmiendo en el sofá todas las noches. Se me hizo más fácil dormir boca arriba, porque generalmente tengo el sueño en el estómago. Al cabo de unos días, me sentí un poco inquieta. Me sentía muy incómoda con los cambios en mi cuerpo, y quería sentirme normal de nuevo. Además, tenía dificultades para seleccionar y descubrir qué ropa vestir, qué tops podía usar, que no fueran demasiado reveladores.

Aunque habían pasado pocos días, me frustraba no poder hacer tareas normales sin dificultad y sin frustrarme. Aún me resultaba difícil hacer algunas tareas cotidianas, como ir de compras y cargar las bolsas, lavar la ropa, sacar la basura y limpiar la casa, entre otras cosas.

 

Día 6: después de la cirugía de aumento de senos

Sentí la normalidad regresar. Desperté sintiéndome un poco más como yo otra vez, un poco más segura y acostumbrándome a mi nuevo cuerpo. Al ir bajando la inflamación, me sentí y poco mejor, y notaba que mejor me vía. Así que estaba empezando a no importarme si la gente notaba que tenía un aumento de senos. Creí que elegí el tamaño de implante mamario adecuado para mi tipo de cuerpo.

Pensé que se veían naturales y se ajustaban a mi cuerpo. Sabía que se verían aún más naturales una vez que comenzaran a descender, lo que me hacía tener mejor ánimo.

 

Día 7: Después de la cirugía de aumento de senos

Me sentía bien y me estaba acostumbrando a mis implantes mamarios; comencé a probarme vestuarios y a sentirme más cómoda usando tops. Mis senos se sintieron un poco entumecidos al principio, y estaba experimentando un poco de extraña sensación nerviosa. En general, estaba feliz de haber elegido hacer esto.

Tenía mi cita de seguimiento con el Dr. Padilla, quien afirmó que todo lucía normal y la evolución era estupendamente buena, lo que me alivió mucho.  En esta consulta, me dieron un sujetador diferente porque el que llevaba puesto era ajustado. Con éste, ahora me sentía mucho más cómoda ahora. Pude volver a dormir en la cama, en lugar de en el sofá; obviamente todavía estaba durmiendo boca arriba porque era incómodo dormir de lado.

 

Semana 2: Después de la cirugía de aumento de senos

Han pasado dos semanas y la verdad, me sentía sorprendentemente genial. Fue un gran alivio que me retiraran las tiras esterilizadas y se notaban que las cicatrices ya parecían bastante curadas. Las sensaciones extrañas en mis pechos habían disminuido y estaba recuperando la sensación en mis dos senos.

En verdad, fue todo un descubrimiento cada etapa, ya que sentía que mis senos cambiaban de forma casi todos los días. La hinchazón había ido bajando, pero aún mis pechos estaban duros y sentados en lo alto de mi pecho. Esperaba que no se hicieran mucho más pequeños, porque estaba contenta con el tamaño que tenían ahora.

 

Semana 3: Después de la cirugía de aumento de senos

Unas semanas después, soy la mujer en bikini rojo sonriendo en la playa después de un aumento de senos. Fui de compras y me probé diferentes brassiers. Estaba realmente emocionada y feliz con mis resultados. Estaban empezando a tomar forma y verse normales, y ahora me sentía un poco más segura.

Principalmente porque mis blusas y suéteres que usaba antes de la cirugía, me quedaban y se veían aún mejor ahora. Estaban un poco más apretados, pero eran más ajustados; ahora que mis senos operados no se veían ni se sentían tan duros como antes. Obviamente, todavía eran sensibles, y de vez en cuando me dolía un poco, pero sin duda alguna me sentí muy feliz de haberme arriesgado a hacerlo, pese a mis miedos, gracias a la asesoría del Dr. Padilla.

Principales preguntas sobre la cirugía de mamas

Son múltiples las preguntas que os hacéis, previo a una cirugía de mamas, dudas que te hacen inhibirte de pisar el consultorio del médico por temor. Aquí os despejaremos la mayoría de estas, para ayudarte a dar el paso decisivo en tu meta de hacerte una mamoplastia de aumento.  Una paciente nos responde, desde su testimonio.

 

¿Cuáles eran tus miedos ante un aumento de pecho?

Siempre quise operarme para aumentarme el pecho, pero cuando empiezas a tener pareja, siempre tuve miedo en cómo iba quedar. Básicamente era un miedo a lo desconocido, a dónde me iba a meter y a cómo me iba a quedar. El consejo que recibí es que si quería hacerme un aumento de pecho fuese después de ser mamá.

 

¿Cómo fue el postoperatorio del aumento de pecho?

En general, si alguien me pide consejo sobre dónde realizarse el aumento de pecho, sin duda alguna recomendaría al Dr. Cesar Padilla; no sólo porque es un estupendo cirujano, sino además porque no te dice lo que quieres oír, sino lo que debes oír. Simplemente, te oye pero te da recomendaciones sobre lo que es mejor para uno, como su paciente, para obtener los mejores resultados y va resolviendo cada una de tus dudas.  Esta confianza médico-paciente hizo que el postoperatorio fuese más llevadero, porque el Dr. Padilla ya me había dado todas las indicaciones, dándome confianza en el proceso y en los resultados que vería al final del camino. ¡Así fue! Y por ello estoy encantada, lo recomiendo a todas las chicas que estén pensando en un aumento de pecho en Málaga.  

 

¿Cuánto vale un aumento de pecho?

Pues la cirugía de aumento de mamas es una de las más demandada en España, y muchas son las mujeres que, por una u otra razón deciden operarse.  Los precios de la operación de aumento de pecho pueden oscilar entre los 3600 euros y los 5000 euros, si la operación es sencilla. Algunos presupuestos, no incluyen las prótesis, por lo que la operación puede llegar a costar hasta 6990 euros.

 

¿Merece la pena operarse el pecho?

En mi experiencia de aumento de senos, sí merece la pena operarse el pecho, sobretodo, si se trata de un deseo que tenéis internamente de verte mejor con tu apariencia o si sientes complejos con tu busto. A veces, se me suele olvidar que tengo el pecho operado, ya que me han quedado muy naturales y acordes con mi figura. Además, me cambió la vida a la hora de elegir la ropa. Puedo usar algunas prendas sin sujetador, mis sujetadores y bikinis son todos muy cómodos, puedo ponerme cualquier bikini que me guste, sin complejo. El Dr. Padilla me dio la mejor asesoría e hizo un gran trabajo, así que sí merece la pena hacernos la cirugía de mamas, si estamos en buenas manos.  

Estas son las palabras de Alexandra para las chicas que están pensando en operarse: «Les diría que estuvieran muy seguras de ello, que lo haga por ellas misma, por sentirse mejor, por sentir una pequeña mejora en su vida. Si no están del todo seguras es mejor que no lo hagan, siempre habrá tiempo de pensárselo».

 

 ¿Es dolorosa la recuperación del aumento de pecho?

Si, no puedo negarlo. Se siente dolor en la fase postoperatoria. Algunos testimonios de pacientes que leí antes de operarme, me asustaron porque decían que les parecía terriblemente dolorosa. En mi caso, debo reconocer que, aunque hubo dolor, con el uso del analgésico, éste era tolerable. El Dr. Padilla me indicó paso a paso cómo y cuándo serían los movimientos que debía hacer, por lo que no me expuse a sufrir dolores por movimiento indebidos.

 

¿La mejor época para operarse del pecho?

Sin duda alguna, la mejor época es aquella que te permita guardar unas semanas de reposo, dando oportunidad a que la inflamación vaya cediendo poco a poco; por lo tanto, es mejor planificarla entre proyectos, sin presiones.  En mi caso, como deseaba estar renovada para el verano, la planifiqué para diciembre. Esos meses de antelación, me permitieron cuidarme y estar totalmente recuperada para disfrutar del verano con una nueva fisonomía de mi busto. Sin embargo, para quienes deseen operarse el pecho en verano, debéis pensar si quieres perderte de ir a la playa en esa temporada, ya que recién operado no podrás salir a tomar el sol ni estar en contacto con las olas del mar.  

 

¿Cuáles son los mejores implantes de seno?

Son diversos los tipos de implantes mamarios que existen en el mercado hoy día, que se ajustan a tu tamaño, forma y complexión. La mayoría de los artículos nos dicen que los mejores son los anatómicos y de silicona con cohesión; sin embargo, la verdad es que sólo sabrás cuáles son perfectos para ti, al analizarlo con el médico. El Dr. Padilla fue estupendo al explicarme paso a paso cada detalle, deteniéndose especialmente en el tipo de implante. En mi caso elegimos el anatómico, rugoso de silicona, tamaño 300 cc; porque era el que se ajustaba a mi cuerpo y me daba la apariencia natural que deseaba. ¡Mi consejo es busca un buen especialista y confía en su criterio!

 

¿Puedo operarme el pecho por la seguridad social?

Básicamente, hoy día la Seguridad Social cubre un amplio número de cirugías estéticas siempre que ello esté condicionado a una condición de salud. En el caso de cirugía de aumento de mamas, estará supeditada la reconstrucción a causa de cáncer, para corregir asimetría entre los pechos o daños en la columna. Pero si el objetivo fuese meramente estético, no podrás utilizarlo estos fondos. La solicitud será denegada.

 

¿Operarse el pecho si o no?

En mi experiencia en la operación de pecho, mi recomendación que se hagan la operación si y sólo si están seguros de hacerlo. No debe hacerse si no estáis seguro o si ésta implica económicamente un gran sacrificio. Lo principal es vernos y sentirnos bien tal y como somos. En caso de decidir hacerlo, siempre ponerse en las mejores manos y un equipo médico altamente profesional, que os dé garantía del trabajo quirúrgico al que serás sometida, de manera que estés saludable y obtengas los mejores resultados de la mamoplastia de aumento.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies