¿Cómo saber si tengo mamas tuberosas?

La mayoría ha oído hablar de las mamas tubulares o mamas tuberosas, un padecimiento cada vez más común entre las mujeres de la actualidad. Es un tipo de malformación congénita, no hereditaria a nivel de las mamas, también llamada síndrome de mamas constreñidas, mamas caprinas o hipoplasia del polo inferior.

En general, los cirujanos las denominan «mamas con defecto en la base de implantación», un tipo de malformación de nacimiento, que no puede ser diagnosticada a edad temprana, sino hasta que la niña no inicia su vida reproductiva, ya que afecta a un órgano que no se desarrolla hasta la pubertad; por lo tanto, es tipificada como una anomalía del desarrollo.

Por tanto, aquí responderemos todas las preguntas que os hacéis sobre las mamas tuberosas Málaga, entre ellas: cómo saber si tengo mamas tubulares y cómo solucionar este padecimiento al menor precio y con el mejor equipo de profesionales del Dr. Cesar Padilla. 

Si tras haber leído este artículo piensas que puedes tener mamas tuberosas, puedes echar un vistazo a las fotografías de antes y después de las mamas tubulares realizadas por el doctor Cesar Padilla.  

¿Qué son las mamas tuberosas?

Si os preguntáis qué son las mamas tuberosas, conocidas también como mamas tubulares, básicamente son los senos que tienen forma de tubo, en vez de forma redondeada y con mucha separación entre ambas mamas. Además, las mamas tubulares se caracterizan por sus areolas normalmente grandes y existe una falta de desarrollo en la parte inferior. Los casos de mamas tuberosas se presentan diversos grados de malformación de mamas tuberosas, que os detallaremos más adelante.

¿Cuáles son los síntomas de mamas tubulares?

En cuanto a los síntomas de mamas tuberosas, los más característicos son:

  • Forma cónica en lugar de redondeada
  • Amplia separación entre ambas mamas
  • Poco o escaso desarrollo de la parte inferior e interior de la mama
  • Areolas grandes y dilatadas
  • Asimetría entre ambas mamas

¿Por qué se producen las mamas tubulares?

En general, la causa de las mamas tuberosas está motivada por una alteración genética del tejido que cubre la glándula mamaria, el cual presenta una rigidez anormal, impidiendo al pecho desarrollarse de forma armoniosa durante la adolescencia, cuando inicia su período hormonal reproductivo.

Sobre esta enfermedad, la etiología más aceptada es el engrosamiento de la fascia superficial de la región pectoral, la cual está formada por la unión de las dos capas superficiales continuación de la fascia de Scarpa, también llamada fascia abdominal superficial. Ambas capas forman la fascia anterior del músculo pectoral, más engrosada en su parte superior, y están atravesadas por prolongaciones fibrosas con origen en la fascia profunda, llamados ligamentos de Cooper, que junto con la piel constituyen los elementos fundamentales del sistema de suspensión mamario, el cual se desarrolla en forma anómala.

¿Grados de Mama Tuberosa?

De acuerdo a la gravedad en la anomalía de la base de la mama tubular, pueden distinguirse tres grados de mamas tuberosas.  En primer lugar, las mamas tuberosas grado 1, se produce la hipoplasia está limitada al cuadrante inferomedial y por ello el volumen de la mama suele ser suficiente. Se presenta en un 56% de los casos, y la intervención se realizará para distribuir de manera adecuada la glándula mamaria y rellenar el cuadrante deficitario. Por otro lado, en estas pacientes, suele estar abombado el polo inferolateral, dando un aspecto envejecido a la mama; por lo que, en casos muy leves, el defecto se puede corregir mediante lipofilling.

En el caso de las mamas tuberosas grado 2, se presenta en un 26% de los casos, y ocurre cuando el polo inferior está completamente hipoplásico, por lo que habrá que conseguir un volumen adecuado para expandirlo y crear un nuevo surco submamario completo. En muchos casos, las pacientes no tienen suficiente piel como para expandir el polo, por lo que se debe reclutar parte de piel abdominal.

Finalmente, las mamas tuberosas grado 3 es el grado más severo y menos frecuente, que se presentan en un 18% de los casos. Suele tratarse de mamas hipoplásicas con un anillo fibroso que constriñe todos los polos, presentando un gran déficit de piel. Estos casos requieren de varias cirugías para conseguir el mejor resultado, ya que el déficit de piel obliga a colocar expansores submusculares para lograr mayor cobertura cutánea. La segunda fase de la cirugía de mamas tubulares se retiraría el expansor, colocando una prótesis definitiva y se realizaría la reducción de areola.

¿Cómo saber si tengo mamas tuberosas?

Si os preguntáis cómo identificar mama tuberosa o cómo sé si tengo mamas tubulares, en general no podrás saberlo hasta que se produzca el desarrollo hormonal reproductivo. Como sabéis, el carácter tubular de una mama no aparece hasta el desarrollo puberal, cuando en la telarquia comienza a desarrollarse la glándula mamaria. Como es lógico, el diagnóstico será clínico y definitivo una vez concluido el desarrollo puberal y la malformación sea evidente.

No obstante, estas son las claves para saber si tengo pechos tuberosos y saber cómo se diferencia una mama tuberosa de otra que no lo es:

  • Tener pechos pequeños
  • Tener areolas grandes en relación al pecho
  • Mamas separadas entre sí, con asimetrías
  • Presentar mamas alargadas, con pezones miran hacia el suelo
  • Tener poco desarrolladas las mamas en el polo superior

Si has identificado algunos o todos estos rasgos, quizá sufras tuberosidad en tus mamas. Es el momento de decidir si deseas revertirlo y dándole solución a tu problema.

¿Cómo solucionar las mamas tubulares?

En general, el padecimiento de las mamas tubulares se soluciona con una cirugía de mamas tuberosas, realizada por el equipo médico del Dr. Cesar Padilla, especializado en corregir la malformación en los pechos, la cual produce que tengan una forma similar a un tubo, en lugar de su forma redondeada característica.

Para la mama tuberosa solución se puede aplicar una técnica quirúrgica personalizada, de acuerdo a las condiciones de las mamas de cada caso, para dar al busto un volumen y forma redondeada, colocando la areola y el pezón en la posición adecuada.

 

Si se trata de una anomalía leve, el cirujano podrá subsanarlo con la implantación de una prótesis, sin necesidad de proceder a ninguna remodelación glandular completa, como ocurre cuando el caso es de una malformación grave. En estos casos, el cirujano reducirá el diámetro de la areola y se requerirían incisiones alrededor de la misma y/o de la base de la mama para lograr la distensión de la zona rígida del pecho y, así, la total redistribución de la glándula. 

Cirugías de mamas tubulares en función del grado de severidad

Básicamente, la cirugía de pechos tubulares busca la corrección de mamas tuberosas, al moldearlos y ajustar el tamaño de la mama según nuestra anatomía. De esta manera, se logra modificar esa asimetría de la glándula mamaria. Ahora bien, dependiendo del grado y del tipo de seno tubular que padezca la paciente, se aplicará una técnica y un tipo de incisión u otra, siendo la más común la realizada alrededor de la areola. Aquí os las precisamos:

  • En el caso de las mamas tubulares grado 1, la alteración suele tratarse con la desepidermización periareolar circunferencial aislada, es decir, una mastopexia de mama tuberosa en patrón de Benelli o asociada a un procedimiento de resección vertical (Mastopexia en patrón de Lejour), lo que conseguiría reducir la areola y elevar la mama, consiguiendo un aspecto más natural y atractivo. Como dijimos, en casos muy leves, el defecto se podría corregir mediante mama tuberosa lipofilling, es decir, la transferencia de grasa hacia las mamas.
  • Para mamas tubulares grado 2, habrá que conseguir un volumen adecuado para expandirlo y crear un nuevo surco submamario completo. El cirujano puede aplicar distintas técnicas para corregir el grado 2 de las mamas tuberosas, entre ellas la técnica mama tuberosa con implante, conocida como Técnica de Puckett, tras la reducción de la areola, se realiza una incisión periareolar y se despega la glándula de la piel inferior de la mama hasta alcanzar la zona donde vamos a reconstruir el nuevo surco submamario. En segundo lugar, la técnica de mama tuberosa sin implante, conocida como técnica de Ribeiro, en la cual también se realiza una incisión periareolar, pero en este caso se realiza un corte transversal a la mama por debajo de la areola y llegando hasta la fascia del músculo pectoral, dividiéndola en 2 colgajos. El colgajo superior es el que conservará el complejo areola-pezón, mientras que el otro será el encargado de dar volumen y expandir el polo inferior, tras plegarlo sobre sí mismo. Por último, se cerrarían las incisiones periareolares.
  • En mamas tubulares grado 3, pueden requerir de varias cirugías para conseguir el mejor resultado, ya que el déficit de piel obliga a colocar expansores submusculares para lograr mayor cobertura cutánea. En un segundo tiempo se retiraría el expansor, colocando una prótesis definitiva y se realizaría la reducción de areola.

¿Qué es el lipofilling mamario?

Las mamas tuberosas lipofilling es el procedimiento que consiste en realizar el aumento de volumen mamario con la grasa propia de la paciente, que previamente se ha extraído de otras zonas corporales. Con esto se lograr simetrizar las mamas de un modo muy natural y una mayor calidad de los tejidos. En general, el lipofilling mamario es un tratamiento adecuado en aquellas pacientes que no renuncian a mejorar la forma o el tamaño de su pecho pero que no desean prótesis mamas tuberosas sin implantes.

Los cirujanos también se suele utilizar una técnica mixta, que combina el relleno con grasa de la paciente con una prótesis de menor tamaño y por ello menos perceptible, consiguiendo un resultado muy natural y con menores posibles complicaciones futuras.  

¿Qué son mamas tuberosas doble surco?

Las mamas tuberosas doble surco se presenta en pacientes que padecen una malformación tuberosa severa pueden apreciarse ambos surcos, el antiguo que presentaba la paciente y el nuevo que quedará definido tras la cirugía. De ahí que en estos casos denominen mamas tubulares doble surco.

Incluso, es muy frecuente que el efecto de doble surco aparezca sólo en una de las mamas, pues habitualmente los pechos suelen ser asimétricos, por lo que dicho efecto se intuirá sólo en la mama que presente un grado de deformidad mayor.  En algunos casos de remodelación mama tuberosa, suelen corregirse otros defectos de la mama, como el pezón invertido o retraído.

La mama tuberosa y pezón invertido cuando ocurre la invaginación benigna del pezón, padecimiento que aparece hasta en un 4% de las mujeres. El mismo es provocado por el fallo de los mecanismos que mantiene la proyección del pezón, lo que genera la retracción del pezón, como lo son diversos embarazos y los correspondientes periodos de lactancia, dando lugar al acortamiento del seno o conductos galactóforos o incluso la resistencia en las fibras de colágeno.   

Precio de la cirugía de Mamas Tuberosas en Málaga

Como indicamos anteriormente, dependiendo del grado de tuberosidad, el Dr. Padilla diagnosticará el tipo de cirugía para cada paciente, así como la selección del implante requerido y la vía de abordaje. Por ende, se trata de un diagnóstico personalizado que determinará el presupuesto general y precio de la cirugía de Mamas Tuberosas en Málaga.

 

 ¿Que incluirá el precio que te indicaremos?

En general, los presupuestos de la Clínica del Dr. Cesar Padilla, incluyen el valor de la cirugía, los implantes mamarios seleccionados, visitas médicas, así como las curas postoperatorias y revisiones. De igual manera, se incluye la hospitalización de 24h-48h, el quirófano y la anestesia; así como la primera consulta y el estudio preoperatorio también están incluidos en el precio.

Contacta con el equipo de Cesar Padilla para conseguir una primera cita totalmente gratuita y sin compromiso.

¿Cómo es el postoperatorio de la Cirugía de Mamas Tuberosas?

En general, tras la cirugía de mamas tuberosas es normal sentir cansancio unos días, así como inflamación, firmeza y mayor sensibilidad en las mamas.  

El mismo día de la operación y por norma general al día posterior a la misma, el paciente estará hospitalizado y bajo estricta revisión del equipo de Cesar Padilla y de Quirón Málaga. Una vez transcurrido el periodo de hospitalización el paciente podrá regresar a casa, respetando siempre las recomendaciones que se exponen a continuación:

1. Reposo funcional: Luego de la cirugía, como cualquier otro tipo de operación y, como en todo proceso postoperatorio, tendrás que guardar cierto reposo para la recuperación de tu cuerpo, evitando forzar la zona del pecho e intentando evitar caminar o conducir durante las primeras 48 horas. Además, si realizas algún tipo de movimiento con los brazos, siempre con mucho cuidado sin realizar sobreesfuerzos ni cargando peso.

2. Compresión: En la fase postoperatoria, debes llevar un vendaje de compresión, para evitar complicaciones postquirúrgicas y favorecer el cicatrizado. Además, tener cuidado de no mojarlo.  Pasadas entre 48 y 72 horas, tendrás que usar un sujetador adecuado que te indicará el Dr. Padilla, de acuerdo a tus condiciones.

3. Dormir boca arriba:  En general, debes dormir boca arriba y con la cabeza ligeramente elevada para evitar el apoyo de la zona torácica. Es importante evitar dormir boca abajo o completamente horizontal, pues también durmiendo estás ayudando a una mejor recuperación de la zona.

4. Evita la exposición al sol: Por recomendación médica, durante las 3 o 4 primeras semanas tras la operación, debes evitar la exposición al sol, ya que puede pigmentar las cicatrices y quedarán más visibles. Pasado el primer mes, aunque el bikini o ropa la tape, sigue aplicando protección solar del 50 en la zona del pecho cada cierta frecuencia.

5. Mantén hábitos saludables: Se sugiere llevar un estilo de vida saludable, para evitar problemas durante la cicatrización de la cirugía de mamas tuberosas. En consecuencia, evita la poca oxigenación en sangre que causan los malos hábitos, como el alcohol o el tabaco. 

6. Evita obsesionarte con el resultado inmediato: El resultado de la cirugía de mamas es lo que suele encabezar las preocupaciones de la gran mayoría de pacientes. Pero, ten en cuenta que se trata de una evolución y no de unos resultados inmediatos. Esto es algo importante que debes tener claro para no caer en la desesperación durante el postoperatorio.

7. Sigue las indicaciones del Dr. Padilla:  Un punto importante, es que debes hacer caso a todas las indicaciones que te indique el cirujano antes, durante y tras la intervención; lo que será la clave en la recuperación y resultado final de la cirugía de mamas tuberosas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas política de cookies, así como nuestro aviso legal y la aceptación de nuestra política de privacidad, pinche los enlaces para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies