5 mitos de la diástasis abdominal

Si estás en la búsqueda de solución para la diástasis abdominal, llegaste al artículo indicado. Os contaremos todos los detalles sobre esta cirugía abdominal destinada a corregir la separación de los músculos rectos abdominales, los cuales se han distendidos por diversas causas, de allí que sea una patología más frecuente de lo que se piensa.

En tal sentido, comenzaremos por precisar que la diástasis abdominal o diástasis de recto es una patología que consiste en la separación excesiva entre la parte derecha y la parte izquierda del músculo recto abdominal, el cual se ha ensanchado, alejándose de la línea alba.

Ahora bien, debido a que esta zona está conformada por un tejido poco elástico pero muy resistente, hace que su rotura sea muy difícil; pero una vez ocurrida no se puede volver fácilmente a sus condiciones iniciales, a no ser que sea por la vía quirúrgica.

En tal sentido, el estiramiento y laxitud de la línea alba hace que la zona baja del abdomen luzca con un abultamiento irregular. Sobre este tópico hay mucha información que circula, es por ello que os contaremos los 5 mitos sobre la diástasis abdominal. Además, podrás ver los resultados del antes y después de una Abdominoplastia con el Dr. Padilla, pinchando el enlace.

Diástasis abdominal ¿Qué síntomas causa?

En general, cuando la separación de los rectos abdominales desde la línea alba supera los 2,5 centímetros, puede generarse no solo complicaciones estéticas, sino también en términos de salud, presentándose síntomas de la diástasis, tales como:

  • Debilitamiento de la fuerza abdominal
  • Pérdida de tonicidad
  • Dolores de espalda y en la región lumbar
  • Falta de estabilidad de la musculatura y debilidad de la musculatura del suelo pélvico.

 

¿Cómo tratar la diástasis abdominal?

En general, el tratamiento de la diástasis se divide en quirúrgico y convencional; siendo la cirugía la vía aconsejada en los casos más severos, donde la persona siente dolor y hay dificultad en desarrollar actividades de la vida diaria. Casi siempre, la técnica quirúrgica más utilizada para corregirla es la abdominoplastia.

En tanto, el tratamiento convencional de la diástasis está basado en la reeducación postural, los ejercicios y fisioterapias que favorezcan la sinergia del abdomen y de la pelvis

 

¿En qué consiste la cirugía de la Diástasis de rectos?

Es frecuente pensar que los pacientes presentan un abultamiento en la zona central del abdomen, es debido a una hernia, cuando en la mayoría  de los casos suele tratarse de una diástasis de rectos.  Se trata de una cirugía mínimamente invasiva, que que consiste en realizar 3 pequeñas incisiones en la zona abdominal baja sobre el hueso del pubis, accediendo a los músculos rectos para corregir su posición  y, si existe una hernia asociada a la diástasis, pudiera ser necesario la colocación de una malla de refuerzo sobre los músculos para reducir el riesgo de recidiva herniaria.

En general, la cirugía correctiva de diástasis abdominal se realiza con anestesia general y el tiempo quirúrgico puede oscilar entre 1 y 2 horas, en función de si se realiza sutura muscular simple o doble. Se suele dejar un drenaje subcutáneo y se coloca un vendaje compresivo, junto con una faja elástica, que el paciente debe llevar al menos un mes.

Obtén más información sobre cirugía corporal, pincha en Antes y después de una Liposucción con el Dr. Padilla.

5 Mitos de la diástasis abdominal

1.- Solo afecta solo a mujeres embarazadas:  FALSO

La diástasis del recto en mujeres no es una patología únicamente asociada con el embarazo como se piensa, ya que también puede depender también de otros factores fuera de la gestación. En efecto, el embarazo es una de las principales causas de la separación de los músculos rectos del abdomen, con una prevalencia del 50 y 70% de los casos, en los que ocurre un estiramiento del recto abdominal.Sin embargo, ello no quiere decir que sea la única causa.

En tanto, otros factores pueden determinar la aparición de la diástasis abdominal, tal como la obesidad, el esfuerzo excesivo por actividad física intensa y hasta una forma de diástasis congénita; con lo cual hay casos de diástasis abdominal en hombres tanto como en mujeres y niños.

 

2.-  La diástasis causa daño permanente al abdomen: FALSO

Si, es cierto que el daño en abdomen es complejo, pero no es permanente. De hecho, se considera que la diástasis abdominal tiene solución cuando la separación entre los dos rectos es menor a dos dedos de ancho y cuando la línea Alba vuelve a ser un tejido denso y elástico. Por tanto,  con el cirujano especializado y la atención adecuada, la solución de la diástasis abdominal de los rectos se produce en un período de 9 meses, dependiendo de cuál sea la separación de la que se parte, tras el cual  no será visible el agujero en el abdomen.

 

3.- La diástasis sólo es curable por la vía quirúrgica: FALSO

Efectivamente, el tratamiento para corregir la diástasis suele ser el quirúrgico, con lo cual se puede obtener un vientre plano y tonificado en forma rápida y segura. Sin embargo, también puede lograrse con muchas horas de ejercicios de fisioterapia, para retomar el control motor lumbo-pélvico, trabajando la activación del musculo transverso abdominal profundo, de la faja abdominal y de los músculos de suelo pélvico. Además, otra técnica de fortalecimiento de la musculatura estabilizadora de la zona lumbo-pélvica, es la Gimnasia Abdominal Hipopresiva (GAH).

En general, la vía quirúrgica suele ser requerida cuando la diástasis abdominal es grave y la separación de los rectos abdominales es mayor de 5 cm, e incluso hasta de 10 cm de distancia; separación que pueden ser corregidos con ejercicios.

 

4.- La diástasis es dolorosa: FALSO

Aunque se pueda creer, la realidad es que la separación de los músculos rectos por diástasis no provoca dolor. Sin embargo, se debe señalar que la aparición del  dolor de espalda y en la región lumbar si es una consecuencia de la diástasis abdominal, con la que debe tratar el paciente.

 

5.- Fortalecer el músculo recto abdominal ayuda reducir diástasis  FALSO

En realidad, es lo contrario. Está comprobado que el ejercicio abdominal tradicional aumenta la presión en el interior del abdomen y distorsiona la línea alba, reduciendo su tensado natural; por tal motivo, está contraindicado, especialmente si los rectos del abdomen están más separados de lo habitual. Por tanto, el ejercicio lo único que se consigue es aumentar esa diástasis de rectos.  

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas política de cookies, así como nuestro aviso legal y la aceptación de nuestra política de privacidad, pinche los enlaces para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies